HÉCTOR CHUMPITAZ: LA VIDA DEL GRAN CAPITÁN
Por: Luciano Rico Molina 

Fotos: Gino Muñoz y archivo Don Balón Perú.
 

 

 

¿Quién fue el técnico y quienes conformaban el plantel de la Unidad Vecinal N° 3? 

El primer técnico que tuve fue el señor Carlos Torres, el popular ‘18 mil’, pues fue el primer jugador peruano en recibir 18 mil soles. Hasta ahora lo veo, nos encontramos siempre en el estadio, nos sentamos juntos en el sector de las glorias del deporte y a veces recordamos aquellas épocas. Como compañeros tuve a ‘Cañaña’ Monsalve, que era el goleador, estaba el doctor Guzmán, Goolman, entre otros. En los demás equipos jugaban elementos como Nicolás Fuentes quien jugaba en el Atlético Chalaco, Pedro González, quien militaba en el Atlético Lusitania, Rafael Risco, Rubén Correa, Javier Castillo, casi la mayoría de ellos formaron parte del equipo que jugó el Preolímpico en 1964.    

 

Debemos resaltar que en aquel entonces la Segunda de Ascenso exhibía un gran nivel y por ello muchos jugadores podían mostrar sus cualidades y destacar a nivel de Primera y de selección  

Los jugadores que no tenían la oportunidad en los equipos de Primera conformaban los planteles de Segunda y se jugaba un campeonato muy fuerte. Recuerdo que José Fernández, jugando en la ‘U’, alguna vez fue a reforzar el Nicolini Chorrillos. Era un campeonato muy competitivo y por ello la mayor parte de la selección preolímpica del 64 salió de ahí. Antes de jugarse el preolímpico se conformó la selección de ascenso que jugó un Sudamericano en Buenos Aires, con la participación de los representativos de Uruguay, Paraguay, Chile y el local Argentina.

 

¿En aquella época dónde se jugaba el campeonato de Segunda? 

Nosotros jugábamos en el estadio ‘San Martín de Porres’ donde ahora juega Cristal. La cancha era terrible, uno pateaba y no veías nada por la cantidad de polvo que había. Pienso que algunos periódicos deben guardar esas fotos. Incluso yo era el encargado de patear los penales y la pelota no se veía, pura tierra.

 

¿Cuánta gente acudía a estos compromisos de Segunda División? 

Iba mucho público. Las tribunas de Occidente y Oriente casi siempre se llenaban. Aproximadamente iban 5 mil personas por fecha, incluso una vez no quedaron ni boletos, el estadio estaba completamente lleno. El público iba temprano, incluso habían muchas personas que almorzaban ahí, preparaban sus frejoles con apanado. La gente alentaba a sus equipos pero dentro de lo normal, sin la violencia que existe ahora. 

 

¿Cómo les fue en el Preolímpico de clasificación a las Olimpiadas de Tokio?     

Jugamos la etapa eliminatoria y lamentablemente no clasificamos por los lamentables incidentes que ocurrieron en el Estadio Nacional. Fue una pena para los que estuvimos presentes en aquella oportunidad. Estábamos casi con un pie para clasificar y el resultado con Argentina era importante. En ese partido nos anularon el gol del empate, que era un buen resultado para nosotros, y nos daba la posibilidad de luchar con Brasil la clasificación acá. Lamentablemente por ese fatal fallo arbitral se produjo la tragedia, ya no se pudo jugar contra Brasil acá, porque el Congreso no quería otorgar el permiso para que se juegue el partido definitorio. Entonces no quedó otra alternativa que ir a jugar con Brasil nada menos que al mítico Estadio Maracaná. Era la primera vez que jugábamos en una cancha tan difícil, en un estadio tan grande, donde habían jugado tantas figuras. Creo que los ánimos en el equipo no eran los mismos, entonces fuimos ampliamente superados y nos golearon por 4-0. Regresamos muy apenados, pues después de tener muchas posibilidades de clasificar quedamos eliminados. Lamentablemente el partido definitorio no se jugó en una cancha neutral como correspondía.

 

¿Cómo llegaste al Deportivo Municipal y cumplir así tu sueño de jugar en Primera? 

Para olvidarme un poco de la lamentable eliminación del Preolímpico decidí viajar a Cañete para visitar a mis abuelos y amistades. Justo fui al colegio en el que yo había estudiado, cuando de pronto apareció un gran carro y me sorprendí al saber que los señores que bajaron del vehículo querían hablar conmigo. Salí a conversar con ellos y me manifestaron que eran dirigentes del Deportivo Municipal. Ellos eran el señor Tito Dulanto y el señor Alfonso Reverdito. Me señalaron que tenían intenciones de llevarme al Deportivo Municipal y yo les expliqué que respecto a contratos no sabía nada y que mejor hablen con mi tío Gustavo Muchotrigo. Conversaron con él y arreglaron el sueldo y la prima que iba a ganar por jugar una temporada en el ‘Muni’. Yo no tenía en realidad mucha noción de lo que iba a recibir. Lo que yo quería era jugar en Primera y no me interesaba cuánto iba a recibir. El sueldo que me dieron en Municipal era para mí un montón de plata en comparación a lo que percibía en la Unidad Vecinal sumado a lo que ganaba trabajando. Mi tío estaba muy contento, especialmente por que era muy hincha del ‘Muni’.

 

¿Cómo te fue en aquel equipo de Deportivo Municipal? 

En la campaña de 1964 quedamos terceros por diferencia de goles. Ese año el campeón fue Universitario, quedamos muy cerca, lamentablemente algunos resultados no se dieron y no pudimos pelear el título. Creo que cumplí una gran campaña en Municipal, especialmente hice grandes partidos contra Universitario. Ese año todos los ‘Municipal’ – ‘U’ los ganamos nosotros, hasta en la cancha de la ‘U’ ganamos. Incluso en una oportunidad salí del ‘Lolo Fernández’ en hombros, imagínate salir en hombros de una cancha tan tradicional para Universitario. Esas campañas que hice en ‘Muni’ generaron interés en la gente de Universitario.

 

¿Cómo se produjo tu llegada a un equipo de la jerarquía de Universitario?    

Hubo interés por parte de grandes dirigentes de la ‘U’ como don Miguel Pellny, el Ingeniero Rafael Quiroz, Góngora, el doctor Meza, gente de mucho nivel. Llegué en una época en la que Universitario contaba con grandes jugadores como José Fernández, su hermano Jorge Fernández, Nicolás Fuentes que venía de jugar en Segunda División, el arquero Rubén Correa, Pedro González. Formamos una gran defensa que denominaron la “Muralla Crema”. Mi llegada a la ‘U’ causó bastante conmoción por el costo bastante elevado de mi pase, me pagaron 90 mil soles, un record para la época. Me incorporé al grupo y caí bien entre mis compañeros por mi manera de ser. Yo era muy callado y me dedicaba simplemente a trabajar bien. Tenía una vida muy tranquila, no era mucho de ir a fiestas y no me gustaban los vicios. Pude hacer buenos amigos, especialmente de los Fernández, que como yo son cañetanos, así empecé esa campaña.

 

Regresar 

Avanzar

------------------------------------------

Exprese su opinión en los Forum de Perú.com

 

 

 

Reportajes Anteriores

. Juan Carlos Oblitas: "Es justo que la selección este casi eliminada del mundial"
. Deportivo Municipal: Un grande que se fue
. De La Victoria a la gloria
. Eduardo Esidio: La alegría del gol
. Nicolás Delfino: La renuncia que todo un país espera
. El Nacional cumple 48 años
. Alberto Masías: "Alianza no ha abandonado a sus ídolos"
. Tempone asegura que jugará a muerte por Perú
. Palinha: Un ganador en el fútbol
. El estadio Monumental de Universitario de Deportes

Más reportajes